“Don Álvaro es un gigante espiritual a la vez que un padre muy cercano y amigo”

Me llamo Alex Havard, soy periodista, francés, y trabajo en Moscú.

En primera persona
Opus Dei - “Don Álvaro es un gigante espiritual a la vez que un padre muy cercano y amigo” Alex Havard, de origen francés, vive en Rusia.

Viajaré con varios colegas desde Moscú a Madrid, a la beatificación de don Álvaro, para agradecerle tantas cosas... Un día, cuando yo tenía 22 años, me dijo con gran sencillez y cariño: “Alexandre, quiero apoyarme en tu fortaleza”. Estas palabras me han ayudado siempre a ser fiel a mi vocación. Y desde que don Álvaro nos dejó en esta tierra, soy yo en el que se apoya en su fuerza, el que se acoge a la intercesión de un gigante espiritual de enorme corazón; a la vez, padre muy cercano y amigo.

Un día, cuando yo tenía 22 años, me dijo con gran sencillez y cariño: “Alexandre, quiero apoyarme en tu fortaleza”

En 1989 le dije que podía contar conmigo para colaborar en la tarea evangelizadora que el Opus Dei empezaba entonces en Finlandia. Y en 1993 le acompañé en una rápida visita pastoral desde Helsinki (donde yo vivía) a Tallín, capital de Estonia.

Allí rezamos en el templo católico y en las catedrales luterana y ortodoxa. Don Álvaro pudo saludar y reunirse con un grupo de amigos estonios, y recuerdo bien sus palabras destacando la necesidad de la misericordia y del perdón. Estas referencias me impresionaron al estar recientes en la historia de Estonia momentos de gran sufrimiento.